El pesar de lo immortal

¿Quién no se ha planteado alguna vez el poder ser inmortal, el no tener porqué preocuparse por la muerte, ni por los estragos del tiempo? Esa podría ser la principal cuestión que nos expone la joven compañía Mistwalker con su título Lost Odyssey. La extraordinaria intervención de Hironobu Sakaguchi, impulsor del fenómeno J-RPG en occidente, ha hecho posible condensar en una única obra todo el saber y la experiencia de su larga carrera como cuentacuentos, llevada además al terreno de lo personal gracias a la cooperación de tres amigos suyos, cada uno de ellos maestro de su disciplina: lenguaje visual, música y literatura. En resumen, un juego donde los sentimientos y la espiritualidad personal marcan el rumbo de la trama.

Sakaguchi trata de explotar en Lost Odyssey aquello que siempre se le ha dado mejor: buscar vías que lleguen al corazón de los jugadores. Lo logra profundizando en el trágico pasado del personaje principal, un héroe inmortal con 1000 años de recuerdos dormidos. Kaim recordará el drama de su existencia a medida que avance en su viaje, un viaje vacío en el que las pasadas visiones de su vida (desde las más alegres, como los numerosos nacimientos de sus hijos, hasta las más tristes, como la impotencia de tener que presenciar cómo cualquier ser querido le abandona en su viaje infinito) nos hará que nos identifiquemos con el protagonista a un nivel escalofriantemente exquisito.

Sin duda, el punto fuerte de Lost Odyssey es su guión a modo de novela. Los recuerdos de Kaim componen la parte más interesante del conjunto argumental. En ellos fluye toda la magia que llena de emociones el título. La decisión de Sakaguchi de presentar el pasado del protagonista por medio de un apéndice obedece a su pasión por el estilo de Shigematsu. Simplemente, quería que su autor favorito escribiera una recopilación de relatos cortos para él. Estos no hacen referencia a nada que podamos descubrir durante la partida, sino que están ahí únicamente para hacerle sentir al jugador “el dolor y el pesar de quien ha vivido toda una eternidad”, en palabras textuales de Sakaguchi. La novela emocionará a quien le dé una oportunidad, pero a quien realmente quiera malgastar jugar le hace un nulo servicio.

Los que decidan recorrer las páginas de “Mil años de sueños” (recopilatorio de todos los recuerdos de Kaim) descubrirán una pequeña maravilla. Está presentada con fondos de pantalla que varían conforme lo hace el contenido del texto, efectos sonoros y melancólicas melodías, es decir, funciona como cualquier sound novel. Este es un género muy aceptado y popular en Japón, y ahora tendremos una buena muestra en Lost Odyssey. El único objetivo que tiene es hacerle arrancar lágrimas al jugador, las cuales están garantizadas.

Respecto al apartado gráfico, es un punto también a su favor. Las escenas de vídeo son extraordinarias, con una calidad digna de mención; y si nos metemos en la calidad gráfica en general, seguiremos opinando lo mismo. La jugabilidad es mucho más dinámica que cualquier otro RPG, ya que nos mantendrá atentos a comandos y combinaciones que harán de los combates un gustazo – algo que dificulta el considerarlos meros hechos para subir la experiencia de los personajes.

Escena que podemos encontrar en cualquier combate convencional del título

En resumen, si buscas un juego que esté repleto de emociones, que te pare el pulso en ciertas escenas/relatos, que te inunde de sensaciones con sus profundas reflexiones y cuyo final sea la hostia repera; este, sin duda alguna – palabra de Generación 8 Bits – es tu juego.

P.D. el apartado sonoro es simplemente…

Conclusión: un gran y muy merecido 10 (es un deber comprarlo considerando que su precio, actualmente, no llega a 20€)

Anuncios

Acerca de quirosasecas

¡Ey! Soy estudiante de filología inglesa (o, más bien, proyecto de filólogo) e intentaré exponer mis opiniones sobre diversos temas de actualidad, abordando tanto temas más actuales relacionados con el mundo tecnológico como análisis de videojuegos y últimas tendencias, pero siempre desde un punto de vista más “jocoso” para evitar el aburrimiento del lector ¡Por un lugar friki donde relajar cuerpo y mente! P.D: Lo que más odio es estar haciendo mis necesidades y que un pingüino con escopeta eche abajo la puerta.
Esta entrada fue publicada en Análisis, BSO, Xbox 360 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El pesar de lo immortal

  1. Montagón dijo:

    Estoy enfadado contigo porque has conseguido que quiera jugarlo, que tenga ganas de comprarlo. Pero no va a poder ser porque no tengo Xbox… Así que me tendré que quedar con las ganas de jugarlo algún día.

    PD: Sí, la BSO pinta estupendamente, tendré que escucharla entera. Y, fíjate por donde, es de Nobuo Uematsu… ¡Qué grande es este hombre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s