Que asco que amanezca oscuro los Lunes…

Bien, tras una época de bajas a causa de los estudios, la redacción vuelve a encender el horno para traeros, nuestros más que queridos lectores, una hornada nueva cada día (o casi) de las noticias y/u opiniones sobre el mundillo que nos atañe.

Siguiendo nuestra línea “editorial” hoy es Lunes, y como no podía ser de otra manera, toca criticar, poner verde, potar despotricar y hacer uso de verborreas constantes sobre un hecho o ente físico. Y esta semana nos toca…

Toda historia tiene un comienzo, y este es, cuando menos, entercenedor y odiable a partes iguales. Hemos de remontarnos años atrás, en mi más tierna infancia, en torno a los 12 años. Por aquel entonces, yo era un niño que no podía abrir aún su armario porque no levantaba dos palmos del suelo, disfrutaba todavía de meriendas hecha por mi madre, y mi mayor aspiración era entrenar a Lugia hasta el nivel 100 (cuanta fe e inocencia…). Con esta premisa, vemos que había ahí un niño que ignoraba lo que era un buen RPG, o peor aún, ignoraba que los juegos tuvieran clasificaciones de género que fueran más allá del “este mola” y el “este juego es una mierda”. Pero los tiempos corren, y cambian a las personas… y poco después, adquirí mi preciada Game Boy Advance (a la que ahora la cruceta no le furula) y cayó también, de las benditas manos del rey Gaspar (que es la hostia en almíbar el mejor) el que hasta el día 6 de Enero del 2011 fue mi saga de Rol favorita: Golden Sun.

Golden Sun repiraba del aire que dejaron sus antecesores roleros, como los FF o los Suikoden. Sin embargo, ese conservadurismo de antaño, esa música tan desquiciante a la par de pegadiza, la información inferior de vida, y el extraordinario uso e inserción de esos bichitos tan fuertes como monos, llamados Djinn, que nos permitían el uso de fuertes invocaciones, lo convertía en algo único (como la Schweppes). Usando la técnica del “esto no puede ser cierto”, al año siguiente salió su espléndida secuela, que brillaba con luz propia (al fin de cuentas, la historia trata de un sol…).

Chistes malos aparte, lo que tuvieron (que narices, tuvimos) que esperar los fans de Golden Sun, no fue poco. Largos años de constante incertidumbre y fakes de los fans, hacían que cada vez perdiéramos un poco más la esperanza, hasta que en el E3 del 2009, cuando todo parecía perdido, apareció aquel “Golden Sun DS”, que a más de uno le alegró la vida (o la etapa de exámenes, que a veces viene a ser casi lo mismo) en esos tediosos momentos. Nada nuevo hubo hasta el E3 del año posterior, quizá para ocultar lo que se avecinaba… y así, tras pasar por el mercado japonés, y el americano, alcanzó el título llegar a las tierras taurinas y pudimos disfrutarlo. Yo lo adquirí el día de reyes pasado, y de no ser porque me trajeron una tele nueva para la PS3, habría llorado de la angustia.

Al inicio Golden Sun Oscuro Amanecer (ojo al subtítulo de la portada Dark Dawn…¿por qué hacen eso?) se presenta muy bien, con su musiquita, sus largos textos y su ambientación. Perfecto. La cosa empeora cuando vemos que todos los protagonistas son hijos de los personajes de los otros dos anteriores juegos (aquí convertidos en beatos bajo el título de “Guerreros de Tale”), y que el problema no se basa en un problema del mal uso de la imaginación, sino de la lógica. ¿Tú eres una copia exacta de tu padre? Si la respuesta es “No”, o bien te equivocas y sí que lo eres (mírate al espejo, so flojo) o bien no vives en Weyard. Matt es un plagio (ojo a la palabra, no copia… PLAGIO) de su padre, Terry (bonito nombre de perro) es un PLAGIO de su padre Garet, Karis es un PLAGIO de otro personaje que era Mia (y no lo es de su padre, por bueno… ya sabeis… cuestiones de género y sexualidad…).

Si verte clones por todos lados te hace pensar que estas junto a Anakin Skywalker y sus guerras y te marea, tranquilo querido jugón, que el juego aún está por sorprenderte. Empiezas buscando una pluma de Roc Imperial, para pasar a buscar a un personaje (no diré cual para no hacer spoiler), que lo ves pero se va, tienes que buscarlo, por el camino te pide un favor, que te lleva a otro favor a otra ciudad, y te vas a otra para cumplir el tercer favor, y cuando cumples el tercer favor ya puedes ir a por el segundo, y cuando vas a por este no te acuerdas ni que puñetero juego tienes entre manos. Ni de tu nombre, ni de en que realidad vives… El hilo argumental es pobre, vacío, escuálido y para suplir esta falta de la que peca, se te envía constantemente de una ciudad a otra, dando palos de ciego y sin que ningún personaje llegue a calar en el jugador, ni tenga un trasfondo psicológico rico. Las ciudades son “ciudades cama” donde solo llegas para hacer una submisión y te piras.

Llegar a las ciudades, eso sí, algunas veces requiere de la ejecución de algún que otro puzle. Quizá los puzles los hicieran los hijos de los trabajadores de Camelot, porque no son más fáciles porque no te dicen como resolverlos. ¡Ah, no,espera! ¡Que si usas la psinergía “Clarividencia” (¿dónde se quedó “Leer mente”?) te da la solución a los puzles más difíciles! Vamos, puzles en abundancia como siempre, eso sí, con una dificultad que ya quisiera yo vivir en ese mundo. Puzles de arrastrar dos bloques, congelar un charquito y mover una manivela y ¡voilá! Los hay a porrones.

“Bueno, tampoco será para tanto,-habrá pensado más de uno-seguro que los diálogos siguen siendo tan molones como siempre”. Vale, eso es cierto. Los diálogos destilan ese aroma que ya presentaban en los juegos anteriores. Pero Oscuro Amanecer vuelve rancio todo lo que toca, e incluso en este aspecto, cojea más de la cuenta. Diálogos basados en “Somos los hijos de los Guerreros de Tale, nuestros padres harían esto”, que dan a entender de la inmadurez de la que disfrutan estos niñatos, seguido del pecado mortal, capital y de todos los tipos que existan, de haberle puesto a los Djinn de siempre una asquerosa i detrás, y chirriarme los ojos cada vez que veo “Djinni Mercurió la palmó”. Consciente además de que para mi sorrpesa, la cagada no es solamente española, pues en el manual de instrucciones, en portugués también así se refleja.

Todo esto, seguido de otros aspectos como el inútil uso de las caras de estado, y del escaso aumento de invocaciones (tienes 141491469814981 trillones de DjinnI de Venus, pero el tope es la invocación de 4) hacen de Golden Sun: Oscuro Amanecer un juego bueno, no hay que quitarle méritos a algo que se lo merece, pero que no merece la pena tras 7 años de larga espera. “La Edad Perdida” se hizo de rogar solamente un añito, y le pega una paliza a Oscuro Amanecer que lo revienta en el primer asalto.

Por todos esos insalvables fallos, por estos siete larguísimos años de espera, y puestos a rajar, por no haber pasado esta saga a una consola de sobremesa donde pueda lucirse, Golden Sun Oscuro Amanecer, Camelot, os mereceis un “Asco de Lunes” y un facepalm en toda regla. Dicho queda.

Anuncios

Acerca de ermaking

Blog de proyectos varios de Producciones Er making. Listado completo de todos los proyectos con su número, fecha de lanzamiento y avance de los mismos
Esta entrada fue publicada en Opinión, Qué asco de Lunes.... Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Que asco que amanezca oscuro los Lunes…

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s