¿Una promesa rota o un sueño hecho realidad?

Blue Dragon es un juego que reunió, en su proceso creativo, a tres maestros japoneses, cada uno en su especialidad, con el fin de crear una auténtica joya videolúdica. Hironobu Sakaguchi se presenta como director, guionista y, por tanto, padre de la criatura, como ya lo fuera de la saga Final Fantasy en su momento, que con Blue Dragon estrena su actual estudio Mistwalker. Todos los diseños del juego correrían a cargo de Akira Toriyama, autor de Dragon Ball y de los diseños de Dragon Quest o el clásico Chrono Trigger. Para acabar, del apartado sonoro se encargaría el compositor Nobuo Uematsu, habitual de la saga Final Fantasy.

El proceso apuntaba alto, y su desarrollo y las nuevas noticias que iban emergiendo del título las apoyaban; de hecho, después de las aproximadamente 36 horas que me ha llevado llegar al final del título, podemos decir que el trabajo de todos ellos está más que patente a cada momento de Blue Dragon, no sólo en los elementos visibles más evidentes, sino también en los rincones más recónditos. El resultado es más que satisfactorio, un RPG de calidad digno de la generación de la alta definición que, pese a todo, tiene sus características mejorables.

Sin duda, el punto fuerte de Blue Dragon es su trama envolvente que pasa de un tema de lo más trivial a lo más transcendental – bueno sí, es lo típico de héroe salva planeta, PERO desde una perspectiva de lo más pintoresca e innovadora que jamás, en mi experiencia como jugador de NV.75, he visto. También hay que hacer mención del dinamismo que podemos palpar en los combates, además de ser un puro estilo de combate por turnos, han sabido hacerlo un poco más suyo con una serie de comandos que evitarán que nos dejemos llevar o, en su defecto, merendar, en mitad de un combate.

El desarrollo de los personajes podrá ser todo lo personalizado que queramos, ya que cada sombra contará con 9 profesiones: espadachín (la típicas características de un luchador equilibrado), ninja (su fuerte será la agilidad para poder evadir ataques y demás, y el robo sin ser detectado), monje (experto en ataques cargados de gran potencia – para el típico bestia del grupo), mago negro (pues eso), mago blanco (gran apoyo para lanzar hechizos de curación de todo tipo), mago de barrera (muy útil para lanzar conjuros que dañen indirectamente, como minas, campos de fuerza, etc.), mago de apoyo (aquel que lanza hechizos para subir los atributos de los compis), guardián (más conocido como ¡mole de carga’, el que tendrá una defensa por las nubes y que protegerá a los demás aliados) y factotum (que podríamos decir que se trata de una profesión secundaria, ya que lo que nos aportará será el poder equiparnos con una mayor variedad de objetos y aprender un mayor número de habilidades). Éstas, con respecto vayan subiendo de niveles, nos ofrecerán distintas habilidades, obviamente, mejores a medida que avancemos.

Respecto al apartado gráfico, no podíamos esperar menos del aclamado Akira Toriyama. El juego goza de una gran ambientación similar a la joya de la casa Dragon Quest. A pesar de tratarse de dicho apartado gráfico, han sabido explotar las oportunidades gráficas que la Xbox 360 puede ofrecer; sobre todo, en los vídeos de calidad 3 – todos sabemos que en todo juego hay tres clases de vídeos: (1) los de la calidad del gameplay o ‘los porquería’, (2) los de calidad media, que suelen ser los más abundantes, o y (3) los de calidad máxima, que suelen hacer apariciones magistrales en combates grandiosos, más conocidos como ‘ostras! Que guay’ (pues este último). Si comparamos ambos títulos, comprobaremos que Dragon Quest es plenamente un juego/saga de renombre, debido a su estilo RPG-puro (con respecto a los comandos de combate y al desarrollo de los personajes) y su gran ambientación que dejará al jugador boquiabierto y expectante de ver a Vegeta o a Raditz por los alrededores. Por otra parte Blue Dragon, no ha gozado de tanto sobrenombre y ha pasado a ser uno de aquellos títulos que podían haber dado mucho más de sí, pero que, por el contrario, se convirtieron en una idea olvidada. No puede tratarse por su ‘calidad’ como juego de RPG, ya que aquellos que busquen una diversión que reviva los raíces del género, será este una buena apuesta para ellos. Sin embargo, hay que tener en cuenta la controversia que suscita el género RPG con todas las variables que contiene; principalmente en otras páginas web de renombre que juzgan a algunos títulos como demasiados tradicionales o, por el contrario, como demasiados ambiciosos para tratarse de un RPG; por ello os aconsejo que, al menos en este respecto, queridos lectores, tengáis un juicio justo y propio sin tener en cuenta opiniones de las susodichas.

Músicalmente hablando, el juego consta de un abanico un tanto escaso. Si tenemos en cuenta el compositor de todo el apartado musical Nobuo Uematsu, el título deja mucho que desear; exceptuando las escenas de mayor relevancia en el desarrollo del juego – para que nos entendamos, los vídeos cuyo mayor fin es aplatanar la patata. Por lo demás, oiremos a menudo la misma sintonía. Una de las mejores canciones del título sería esta:

Respecto a lo que oiremos en los combates, será esto:

Realmente, mola muchísimo estar peleando con un bicharraco de 15 metros con esa canción de fondo, de hecho la primera vez que la oyes es como un himno a la heroicidad – cuando la escuché me faltó pegarle un bocado a la persona/bicho más cercana por la euforia del momento – pero a medida que la escuches tan repetidamente, será como el que escucha llover en una ventana no muy lejana:

Conclusión: teniendo en cuenta que se puede adquirir por menos de 5€ semi-nuevo (o 10€ en otras tantas) es una compra casi obligada para todo aquel que les apasione el género. Realmente es un título que te llegará, como se suele decir, y que te dejará ‘sine dubio’ un gran sabor de boca, y más aun teniendo en cuenta que está doblado totalmente al español.

Anuncios

Acerca de quirosasecas

¡Ey! Soy estudiante de filología inglesa (o, más bien, proyecto de filólogo) e intentaré exponer mis opiniones sobre diversos temas de actualidad, abordando tanto temas más actuales relacionados con el mundo tecnológico como análisis de videojuegos y últimas tendencias, pero siempre desde un punto de vista más “jocoso” para evitar el aburrimiento del lector ¡Por un lugar friki donde relajar cuerpo y mente! P.D: Lo que más odio es estar haciendo mis necesidades y que un pingüino con escopeta eche abajo la puerta.
Esta entrada fue publicada en Análisis, BSO, Opinión, Xbox 360. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Una promesa rota o un sueño hecho realidad?

  1. Pingback: Tweets that mention ¿Una promesa rota o un sueño hecho realidad? | Generación 8 Bits -- Topsy.com

  2. iHache dijo:

    Fue un juego que me enganchó muchísimo en su época, quizás por aquello que era de Akira, quién sabe.

    Lo cierto es que lo abandoné al final, cansado de tener que entrenar y entrenar a los dragones para poder enfrentarme al jefe final… no tuve paciencia para ”gastar” horas y horas hasta llevar un equipo bien completo y poder hacer frente al enemigo.

    De todos modos un juego que hay que jugar, y lo dice un jugador que no es demasiado amante de este estilo de juegos.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s