Qué retrocompatibilidad de Lunes…

¡Hola amiguitos! ¿Queréis que os cuente un cuentecito? ¡Bien! Pues allá voy. Hoy os voy a dejar de contar la historia de “Xbox, la baneadora” y vamos a pasar a la de “El ladrón de guante negro”. Érase una vez que se era, no hace mucho más tiempo del que podamos todos recorda,r porque nuestras neuronas andan atrofiadas,allá por el 2004, un pequeño niñito quería comprarse un juguete muy chuli y especial: una Playstation 2. Él era el único de su cole que no la tenía, y todos se reían de él por pringao, por ser el único que no tenía la consola más molona. Su mejor amigo, Jaimito (por si alguien se lo pregunta, SÍ, es el mismo Jaimito de los chistes, en vivo y directo) ,le dijo a nuestro prota: “Tranquilo colega, entiendo como te sientes y sé por todo lo que estás pasando, pero ser un desgraciado marginado por la sociedad tampoco está tan mal” Conmovido por la ira que despertó el mal gusto por los consejos de su amigo, nuestro prota sacó un par de huevos y comenzó a reunir dinero para una PS2…nuestro amigo estaba dispuesto, en el peor de los casos, a robarle dinero a un mendigo de la calle, con tal de conseguir su justa causa…

Tras robar, mentir, traficar con pegatinas falsas, y pedirle a su madre 4 meses dinero extra para el almuerzo logró el dinero suficiente para comprarse a “su negra” particular (sí, los niños de hoy en día vienen muy espabilados). La cosa es que este niño fue a comprarse la Playstation 2 muy tarde: ya estaba de camino la espléndorosa, novedosa y magnífica Playstation 3. Nuestro compañero de fatigas sintió ansias de poder, y pensó que si se compraba la nueva versión le daría una “wantá” sin mano y pisotearía a todos aquellos asquerosos niñatos, que ya por aquel entonces alguno había muerto por sobredosis de cocaína. Pero nuestro amigo no fue para nada tonto: compró los juegos de PS2 que tanto ansiaba para evitar quedarse sin ellos, no fuera a ser que los quitara de la estantería al venir la nueva (y es que es lo que tiene ser un enano cabrón: que te hace, por regla de tres, superdotado) y se compró, con el dinero que no se gastó en la consola, los 20 juegos que más había jugado en casa de Jaimito, mientras recibía hostias en la espalda por ser tan primo.

El chaval (si, los años no pasan en vano, y la pelusilla ya asomaba su odioso rostro), con mayores capacidades económicas, pues sus manos ya llegaban a la caja registradora de los supermercados, decidió ir, aproximadamente en el año 2008- principios del 2009 a comprarse la PS3 I(sí, no le iba a regalar nada a su familia por reyes, prefería gastarse el dinero en la consola. Ya advertimos que era un enano cabrón). Va a un GAME que tenía por allí cerca, se la compra, sin querer se le cae la cartera con toda su documentación, pero a él le da igual porque es su momento de venganza.

Retira todo en su cuarto, conecta babeando la PS3, enciende la consola con un morbo por la venganza cometida que no podía con él, coje uno de sus preciados juegos de PS2… y pantallazo “No se pudo leer el disco”. Lo mete otra vez, y mete el otro juego y el otro… así hasta llegar al número 20, con el único cambio de tener los dedos llenos de cortes por los discos. Coge la caja deseando arremeter contra algún ser que pueda romper, y lee en el manual “No es compatible con juegos de PS2, pero SÍ con juegos de PSX”.

Nuestro amigo entró una depresión. Sus deseos de venganzas se fueron apagando, al igual que su vida: dejó a su novia (que se llevó la PS3 con ella, pues ella era la cajera del supermercado donde robaba), dejó los estudios (estaba intentando aprenderse el manual del mando de la TV), dejó sus sueños futuros, dejó las drogas… lo dejó todo.

Y así amigos, podemos sacar la siguiente moraleja: Sony, con sus ansias de poder económico, se cargó una muy importante funcionalidad de su modelo de PS3: la retrocompatibilidad con PS2, forzando así que tengas que sacar tu mugrienta consola para jugar, o que incluso te compres una nueva si no te furulaba por haberle fundido los plomos de tanto jugar.

Sony, que te cargues toda la libertad de tu consola (el Linux, los mandos no oficiales…) y por supuesto la retrocompatibilidad, es un craso error que pagarás en tu larga y dolorosa estancia en el infierno.

Es por eso que va para ti, retrocompatibilidad de la PS3, este asqueroso Lunes, de última semana completa de clase antes de Navidad, porque no puede haber Lunes más asqueroso que este (bueno, sí, el de después de Navidad).

Con este pequeño epitafio, os dejo, mis muy queridos lectores. Tengan ustedes un retrocompatible Lunes.

Por el protagonista de nuestro cuento, que perdió un hermoso sueño horrible y tortuoso de venganza, por culpa de la ausencia de retrocompatibilidad en la consola Playstation 3. Tus amigos, Jaimito y… erm… sí… ese…aquel que…a la par de los fundadores del blog, te deseamos una buena estancia en el Infierno. Te regalaremos una PS2 por reyes. D.E.P

Anuncios

Acerca de ermaking

Blog de proyectos varios de Producciones Er making. Listado completo de todos los proyectos con su número, fecha de lanzamiento y avance de los mismos
Esta entrada fue publicada en Qué asco de Lunes.... Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Qué retrocompatibilidad de Lunes…

  1. Martax dijo:

    jajaja que buena la historia, lo que no quita que sea un asco no poder disfrutar de los mejores juegos de PS2 en la PS3. Y tambien me parece una guarrada, pero de las grandes, lo que Sony esta haciendo con los mandos…Pero aun asi la historia esta muy chula =)

  2. Montagón dijo:

    Sin duda, un gran asco xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s